Interferón: subiendo las defensas de la población mundial

A raíz de las medidas que se han estado ordenando en todos los países en virtud de la pandemia de COVID-19 que azota el planeta, los medios han estado a la caza de cualquier información que apunte al desarrollo de una vacuna. Pero también se han mantenido al pendiente de cuanto se diga en torno a algún tratamiento que sea efectivo contra la enfermedad; o al menos que sirva para mitigar sus síntomas.

Una de las informaciones que ha ganado titulares en medio de la crisis, tiene que ver con el uso de Interferón como “medicina milagrosa” contra el coronavirus. Se le ha atribuido incluso a médicos cubanos el descubrimiento y desarrollo de esta medicina. Veamos qué hay de cierto en esto.

¿Que es el Interferón?

En primer lugar, hay que aclarar la existencia de varios interferones. Ellos son una amplia familia de citocinas, un grupo de proteínas producidas dentro de las células del organismo. Normalmente, cuando una célula es atacada por un agente infeccioso, libera algún tipo de interferón, que actúa como mensajero para activar las defensas del cuerpo.

Es así como, debido a su papel al interferir contra los agentes virales, se le dio a estas sustancias el nombre de “interferones”. Desde mediados del siglo XX se ha sabido sobre esta clase de sustancias, pero realmente fueron aisladas en 1957 en Londres. A finales de la década de 1970 se comenzaron a sintetizar, hasta que se logró un procedimiento económicamente viable para ello en 1980.

Por su efecto sobre el sistema inmune, se ha encontrado que los interferones se pueden emplear para el tratamiento de algunas enfermedades donde las defensas del cuerpo tienen papel importante.

Interferones alfa

Los interferones alfa (IFN-α) son reconocidos como medicamentos antivirales; se emplean la mayoría de las veces en el tratamiento de los diversos tipos de hepatitis. También se usan como antineoplásicos, en el tratamiento de algunas formas de cáncer, junto con los tratamientos más convencionales para esta enfermedad.

Algunos medios de prensa han mencionado con insistencia este medicamento como un descubrimiento de la medicina cubana o venezolana, y han ponderado su eficacia contra la COVID-19. Lo cierto es que estas afirmaciones aún no tienen confirmación de la comunidad médica.

Interferón beta

Los interferones beta (IFN-β) también tienen acción antiviral, sin embargo, su característica más útil tiene que ver con su papel como regulador del sistema inmunológico. Esto los hace indicados en los tratamientos de enfermedades autoinmunes (aquellas en las que el sistema inmunológico del cuerpo causa problemas en otras células).

Interferón beta 1a

Este interferón del grupo beta, está específicamente indicado para el tratamiento en etapas tempranas de la esclerosis múltiple. Si bien no constituye en una cura para la enfermedad, su efecto inmunorregulador ayuda a hacer más lento el progreso de la misma.

Interferón gamma

Los interferones alfa y beta pertenecen al grupo de los interferones Tipo I. En cambio, el interferón gamma se ha clasificado como interferón Tipo II. Su función principal es activar las células de defensa del cuerpo, conocidas como macrófagos, que se encargan de atrapar y destruir los agentes infecciosos.

Se ha relacionado la escasez de interferón gamma con una alta probabilidad de padecer cáncer de colon y de recto.

Advertencia sobre el interferón y otras medicinas

Las informaciones sobre los beneficios, aún no confirmados, que pueda tener el interferón como tratamiento para la COVID-19, no significan que las personas puedan tomarlo como preventivo, ni como tratamiento en caso de presentar síntomas.

El efecto de cualquier interferón en el organismo de una persona que no presenta alguna de las enfermedades descritas, puede ser serio. Solo debe administrarse por un médico en un centro de salud autorizado.

Esta misma advertencia vale para la combinación de hidrocloroquina (antipalúdico) y azitromicina (antibiótico), que se ha usado también en el tratamiento de la COVID-19. No deben consumirse medicamentos sin supervisión médica; mucho menos en esta crisis.

¿Como subir las defensas?

Dado que el interferón no es un medicamento para “subir las defensas” en el sentido popular de la frase; y dado también que la enfermedad tiene mejor pronóstico si la persona tiene un sistema inmune funcional, es comprensible que las personas deseen mejorar sus defensas.

Lo primero que hay que decir es que mantener las defensas altas es la consecuencia natural de llevar un estilo de vida sano. Es poco probable que si no se ha hecho hábito, nuestras defensas tengan tiempo de ponerse a punto para enfrentar esta contingencia particular. Lo que sí  se puede hacer es adquirir hábitos saludables de vida, para que cualquier situación futura no nos tome desprevenidos.

Cómo subir defensas naturalmente

Mantener nuestras defensas al máximo, se puede lograr si nos acostumbramos a cuidar de nosotros mismos y de nuestras familias. Al menos se debe asumir una rutina de vida que abarque estos cuatro aspectos:

  • Alimentación saludable.
  • Ejercicio moderado.
  • Suplementos
  • Higiene física y mental

Qué comer para subir defensas

Varios alimentos son conocidos desde tiempos antiguos por su utilidad para prevenir enfermedades y mitigar los síntomas cuando estos se presentan. Los más conocidos son las frutas cítricas: naranjas, limones y similares. Al ser ricas en vitamina C, su consumo está indicadísimo para mejorar el sistema inmune. Eso sí, deben ser consumidas de manera habitual, y no solo en caso de malestar. Otras frutas que contienen vitamina C son las fresas; y mucha más que ellas, las guayabas.

Una alimentación balanceada que contenga frutas y legumbres, carnes (principalmente aves y pescado); además de una hidratación adecuada, mantendrán el organismo bien surtido de los nutrientes necesarios para potenciar las defensas.

Qué tomar para subir defensas

Los suplementos dietéticos pueden ayudar a mantener en buen estado nuestro sistema inmune. Pero ojo: no debemos exagerar con esto. Lo mejor en todo caso es consultar con un especialista en nutrición (y hablamos de un médico, no de un entrenador personal). El facultativo nos dirá si podemos satisfacer nuestras necesidades mediante una adecuada alimentación, o si requeriremos suplementos.

Además, el médico sabrá cuál es la dosis más adecuada y por cuánto tiempo se debe administrar el suplemento nutricional.

Más ideas para subir defensas: remedios caseros

Pero los seres humanos hemos estado lidiando con toda clase de enfermedades, para prevenirlas y mitigarlas; y existen recetas recomendadas por nuestros ancestros que se han revelado como efectivas para mantener sano nuestro sistema inmune:

  • Infusiones: Con el té como la más conocida de todas, las infusiones ayudan a mejorar las funciones respiratoria y digestiva, fundamentales para hacer frente a infecciones. Funcionan de maravilla con un toque de limón y miel, además de que tienen un muy buen sabor.
  • Miel: Uno de los alimentos más completos que se conocen. Consumida regularmente, mejora la respuesta inmunológica de nuestro cuerpo. Es recomendable que nos acostumbremos a usarla en lugar de azúcar para acompañar nuestras infusiones o como endulzante genérico.
  • Caldo de pollo: Uno de los remedios naturales más afamados. El colágeno que contiene es ideal para nuestras defensas, además de que tiene un efecto descongestionante. Es uno de los remedios caseros más reconfortantes, lo cual contribuye significativamente a la mejoría del paciente.
  • Yogures y lácteos afines: Los lactobacilos presentes en el yogur son muy apreciados por su capacidad probiótica. Nos aportan bacterias beneficiosas para nuestro sistema digestivo, además de fortalecer nuestro sistema inmune.

Cómo subir defensas en niños

Y por supuesto, si tenemos hijos, nuestra preocupación más grande es que se mantengan sanos, y con las defensas en buen funcionamiento para prevenir cualquier enfermedad infecciosa.

Por ello, es conveniente que acostumbremos a los niños a las mismas recomendaciones que seguiríamos nosotros en cuanto a fortalecer sus defensas. La rutina alimenticia debe ser similar a la nuestra. Afortunadamente es sencillo habituar al niño a comer fruta, ya que ellas tienen un muy buen sabor.

Las ensaladas de frutas endulzadas con miel suelen obrar maravillas en el paladar de los chicos. De todas maneras, las frutas se integran muy bien en la repostería. Los cereales también atraen a los chicos, sobre todo si se preparan con ingenio.

Lo más inteligente es acostumbrar a los chicos a toda clase de alimentos, para que no se encasillen con los dulces. Si toman gusto por diferentes tipos de alimentos, no tendrán problema en comer lo que es bueno para sus defensas.

Debemos habituarlos a una buena higiene física y mental: incentiva en ellos el gusto por el deporte y las actividades al aire libre, sin que parezca una imposición. La mejor manera de lograr esto es a través del ejemplo. No te limites a llevarlos a practicar un deporte: practica ese deporte con ellos. Además de todo, esto contribuirá a fortalecer los lazos emocionales en tu familia, y ese es un factor que también refuerza el sistema inmune.

Estos son momentos en los que no se tiene una cura ni una vacuna para el COVID-19. Por lo que las medidas que se están tomando en cada localidad es lo único que tenemos a mano. Pero una vez que salgamos de esta, será el momento de replantearse el estilo de vida y asumir mejores hábitos.

1 comentario en “Interferón: subiendo las defensas de la población mundial”

  1. Muy bueno el articulo. Muy claro y objetivo. Un aporte el pimentón es uno de los vegetales que más vitamina C contine más que las fresas y las guayabas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies